miércoles, 6 de mayo de 2015

Etiquetado como:

La disparidad del mercado laboral en TI

Mundo TI
Artículo para: Aquel que desee leerlo

No cabe duda alguna que el mercado laboral en los últimos años ha caído en picado y las oportunidades laborales que antes había se desvanecen como el humo al aire libre. Llevo casi 10 años en ésto y es terrible hacia dónde pretenden que vayamos.

Dentro de un entorno en un país como España, con una galopante crisis económica de la cual nuestros estimados gobernantes o aspirantes a serlo nos quieren o querrán ocultar (sin éxito alguno, la gente apenas tiene para comer) nos encontramos con un mercado laboral totalmente bizarro, como es el mío: el tecnológico.

Aún recuerdo a mis profesores del instituto diciéndome: -¿Quieres estudiar informática? ¡Eso tiene mucho futuro! - ¡Jeje! Ahora preferiría ser funcionario como ellos, no me cabe la menor duda...

Ya que os he puesto en contexto os voy a comentar algunas de mis experiencias (recientes o pasadas) en este mercado que de alguna manera me han dejado marcado seriamente. No voy a dar nombres en este artículo (ni personas, ni empresas) porque no procede. Lo pasado, pasado está y lo mismo da, pero pretendo remover conciencias.

Tras estar mega-quemado en un puesto de trabajo donde mi jefe me hacía trabajar un promedio de 12 horas diarias (noches incluídas y fines de semana), sin ningún tipo de criterio ni sentido; facturando una burrada a un cliente más que bueno, decido marchar en busca de un puesto en el cual pueda ver a mi hijo (¡qué pretensión la mía!). ¡Ah!, y pagando parte del sueldo digamos que... de mala manera (a la española). No me fui por dinero, sino por poder ver a mi hijo (lo de este país es muy triste).

Ni que decir tiene que, mi experiencia más nefasta y negativa fue el estar tres meses en paro manteniendo a una familia (pagando alquiler, suministros y otros menesteres). Fue curioso aquel momento, porque fue el punto de partida para ver el baile de ofertas increíblemente dispar que he tenido. Estuve en paro no porque hiciera mal mi trabajo, no; acabé allí porque alguien por encima mío la cagó pero bien y al final las familias de unas 200 personas, quizá más, se fueron a la puta calle con un proyecto de varios (muchos) millones de euros. 


De pronto, me vuelvo a ver inmerso en el fantástico mundo de la consultoría IT donde, si bien es cierto que mal pagado del todo no estaba... me encuentro con cosas como: de nuevo horarios infernales sin ningún criterio ni razón. Allí aprendí que la culpa siempre es del trabajador, nunca de las pésimas planificaciones realizadas por personas que llevan 20 años sin tirar una línea de código y siempre basadas en los ardientes deseos del cliente por echar a la consultora, porque somos muy caros. 

Otra de las cosas que más me queman de la consultoría es el nulo criterio de contratación (gente con un año de experiencia, vendidos al cliente como expertos en algo... ¿en qué? con mis casi diez años no me considero ni de lejos experto en casi nada) y en las que basan el sueldo a la necesidad del momento, quemando al personal que allí está involucrado. Yo he vivido la situación de tener gente a mi cargo ganando más que yo. No me enfado con ellos, me impacta el hecho que teniendo el triple de responsabilidad, cobre yo menos porque yo llegué antes en una situación de menor necesidad para la empresa que me contrataba.

Aún así, lo peor de la consultoría no es nada de lo dicho, es que volví a ver a mi hijo en foto; fue el factor determinante para abandonar aquel barco también.

Tiempo ha pasado ya de todo aquello y parece un recuerdo lejano, pero sigo con la escopeta cargada porque a diario y dada mi amplia experiencia en la plataforma de Microsoft .NET recibo ofertas de trabajo que pretenden sacarme de mi actual empresa holandesa, donde estoy viviendo prácticamente un sueño. Sin entrar mucho en detalles, mi sueldo está acorde a mi experiencia, aparco el coche en una plaza propia en el mismo edificio donde curro, tengo un horario de trabajo europeo que me permite disfrutar de mi familia... suena idílico, ¿verdad? Pues es cierto como la vida misma.

Donde quiero llegar con todo ésto es a esta misma tarde. Una señorita de recursos humanos muy maja me ha hecho una oferta que no puedo rechazar... ¡Por los cojones! No le culpo ni mucho menos a ella, será lo que le manden y probablemente de las tecnologías que empleo tendrá menos idea que yo de física cuántica (si es que se escribe así). Pero la cuestión es que para un perfil como el mío (podéis verlo en LinkedIn, es público) me proponen la friolera de 22.000 € brutos anuales. Para los profanos de mi mundo esto vienen siendo quizá con el nuevo IRPF unos 1.000€ al mes, lo cual está fenomenal cuando reponía bolígrafos o cuando cargaba cajas en camiones (no quiero ofender, tenía 17 años y ninguna responsabilidad, al igual que ningún estudio); incluso recuerdo fue mi primer sueldo currando de ésto.

Habrá quién piense que soy un gilipoyas o un prepotentente por decir esto debido a la que está cayendo fuera: pero han de tener muy en cuenta que mi profesión está muy valorada internacionalmente y que cualquier otro país viene pagando un promedio de unas 4 veces lo que me ofertaron, incluso para gente con menos experiencia que yo. 

¿El resultado? La mayoría de la gente realmente buena que conozco en ésto emigra y aquí quedan dos perfiles: los totalmente inexpertos y a los que no nos queda más remedio por circunstancias personales. La lectura de todo esto es: - Os estáis cargando el país, lo váis a lamentar -.

Sinceramente, no es la primera oferta estúpida que recibo por aquello de -"A ver si cuela..."-, pero lamentándolo mucho por la gente que aquí quedamos intentando malvivir de esta profesión yo ya me he puesto serio y a estas ofertas gilipoyas contesto con la realidad (sin faltar al respeto, pero siendo totalmente sincero), para que espabilen, porque de verdad, dan auténtica pena y van a conseguir que la gente siga emigrando hasta que no quede nadie.

Dado que no tenemos un sindicato, ni un colegio que nos proteja, os recomiendo a los que aquí estáis informaros de lo que realmente valéis para que de nuevo nuestros sueldos vuelvan al sitio de donde nunca tuvieron que moverse.

Es el momento de hacernos notar y que esta profesión se valore como es debido; tenemos el control de prácticamente el mundo entero: no debemos olvidarlo.

Por favor, compartid vuestras experiencias en los comentarios, publicaré todo lo que tenga sentido, incluso si contradice mi artículo o mis vivencias.

Enrique Díaz

Author y editor

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Webs amigas:

  • En tu email...

    Suscríbete aquí a nuestro newsletter y nunca más te perderás nuestras actualizaciones

    Copyright © Los vericuetos .NET 2015
    Distributed By My Blogger Themes | Designed By Templateism